Pesadillas
Pesadillas
febrero 20, 2012
El Túnel
El túnel
junio 1, 2012
Mostrar todo

De película

De Película

“¿Demasiada imaginación de mi parte? Estoy (como usualmente) creando un mundo alrededor de las cosas que vivo contigo, tú, con esa sonrisa que se clava en mi mirada instantáneamente, vívida, aleatoria, platicadora, alegre, ¿qué sé yo?, estoy temblando como la primera vez, sabes tanto de mí y al mismo tiempo hay tantas cosas más que me gustaría que conocieras, no lo sé, en mi mente ya estamos juntos, desde hace un rato eh.”

Me causa un poco de conflicto el imaginarme a una persona (normalmente pienso en mi) teniendo una relación afectiva con dos personas al mismo tiempo, es decir, tener 1 free, no pasa nada, tener 2 frees, no pasa nada, tener 100 frees, necesitas mucho tiempo, ésto en el supuesto de que un free es una persona con la que compartes situaciones pasionales y nada más, sin involucrar sentimientos de ninguna índole, y hasta ahí estoy perfecto, después viene aquel caso en el que algun@s se han encontrado, tener que elegir si quieren estar con un@ o con otr@, es algo que regularmente les sucede más a las mujeres siendo que son las de “la última palabra”, por decirlo de algún modo, y tener que elegir porque los sentimientos son igual de fuertes hacia ambos o porque con uno la situación es más fácil pero al otro lo quiero más, porque uno es mi vida pero el otro no es un gañan, y demás posibilidades que crucen tú mente.

¿Se puede llegar a querer a dos (o más) personas, o situaciones tanto que no sepas cuál elegir? Si una del pasado, si una del presente, si una que podría llegar, si ya estás listo si la extrañas, si no quieres, si son peras o si son manzanas.

Yo nunca me he encontrado en una situación así, o quiero una o quiero otra y no hay más opciones, y ese pensamiento mío es lo que me hace imaginar que no estoy siendo lo suficientemente claro o tal vez he sido víctima de mi mente una ocasión más, es muy pronto para éste escrito dice cada partícula de mi cuerpo, pero no me importa, aquí está como mensaje en la botella que aventaré al mar de esperanzas que nacen cada día nuevo, esperando que algún día pueda leerlo y decirte: “Mi vida, ¿te acuerdas que loco estaba cuando te escribí eso?”

“No se que tanto buscas, aquí, allá y más lejos. Si aquí estoy yo que te quiero harto chingau.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *