Episodio 001 Encuentros con el Pasado
001 Encuentros Con El Pasado
marzo 21, 2011
Episodio 002 La Primera Vez
002 La Primera Vez
abril 3, 2011
Mostrar todo

De Primeras Veces

De Primeras Veces

UNO

Y la vi llegar, tan llena de vida, tan ella, con aires de superioridad, con ese vestido que me está volviendo loco, el contoneo de sus caderas marcaba el de mi cabeza, se tomaba un trago y a mi cada vez me parecía más atractiva, de pronto llegó el momento, cruzamos algunas palabras que desafortunadamente no puedo recordar, la gente a nuestro alrededor comenzó a bailar y en un pestañeo, la perdí de vista, no entré en pánico, tomé las cosas con calma, seguramente no estaría muy lejos -pensé- y de pronto apareció, con unas copas encima y el vestido un tanto desarreglado, tan sensual que sentí que la temperatura aumentaba, su aroma a algodón de azúcar se metió en mi pero fue más mi miedo, no me acerqué más en toda la noche, y no me arrepiento, me gusta así, de lejos, cuando a través de las redes sociales me entero de sus días y sus noches, cuando marco su número telefónico y un segundo después cuelgo por no saber que decir, cuando hablo sobre ella y no se entera, cuando sólo me gusta así, de lejecitos.

DOS

Con un poco de miedo estacioné mi auto en la dirección que habíamos pactado, intenté encontrar la pose perfecta para que cuando ella llegara no se diera cuenta que era más nervios que hombre, dejé que la música siguiera sonando como fondo de película ochentera, decidí dejar las flores en la cajuela, era la primera vez que la veía y no quería que pensara mal de mi, guardé un par de dulces en mi bolsillo para regalarselos más adelante, y esperé y esperé y esperé hasta que apareció, estaba confundido, no estaba seguro si esa chica que se acercaba a mi era la chica con la que había hecho la cita, sin pensarlo me bajé del vehículo y en el momento en el que puso sus brazos alrededor de mi cuello sentí que el mundo se había detenido, que teníamos que estar juntos, un pequeño beso en la mejilla y luego uno suave en la boca, de lo demás ya no me acuerdo, espero que sea feliz.

TRES

Eran los primeros días de febrero, el jardín de la casa se veía triste y desolado se asomó a la puerta del fraccionamiento un camión de mudanzas, otros vecinos a los que nunca conoceré -fue mi primer pensamiento-, seguí con mis juegos infantiles hasta que la vi aparecer frente a mi, era sólo una niña pero me cautivó su sonrisa, llena de inocencia, un brillo en esos ojos que buscaban descubrir el mundo, la piel suave como la arena de la playa más bella, unos senos que apenas comienzan a formarse seguidos por una cadera que se convirtió en motivo de mis alegrías, las manos pequeñas y las piernas largas, las cuales tiempo después descubriría sin ropa, las que apagaban toda la sed de mi cuerpo, si existe algo como el amor a primera vista, eso fue lo que me pasó, y aún hoy, sabiendo que no está con nosotros, sigo pensando en ella, en sus manos, en sus senos, su cadera, su sonrisa, sus ojos y sobre todo, en sus piernas largas.

**ACTUALIZACIÓN** Este texto forma parte del PODCAST y la versión graba está disponible aquí La Primera Vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *