Intuición
Intuición
agosto 30, 2011
Mañana
Mañana
septiembre 27, 2011
Mostrar todo

Anatomía

Anatomía

La conoces y en un segundo dices, me he enamorado, no hay nada que puedas hacer, todo tu cuerpo se envuelve en un ardor inexplicable, comienzas a sentir un hormigueo por todo tu ser, las mariposas del estómago, esos pequeños golpeteos en el corazón, ni que decir de la cabeza, pensando a mil por hora, imaginando todo lo que llegará a pasar con esa persona tan especial, comienzas a sentir que te mueres de ganas, y lo único que te queda por hacer, es cantar, sin que lo sepas le dedicas una y mil canciones, una pequeña insinuación que no pasa de eso, necesitas un acercamiento del tercer tipo, intentas despedirte y sin pensarlo besas su boca, el beso es correspondido y los sentimientos crecen exponencialmente, tu cara dibuja una sonrisa que no será borrada ni por la más triste de las noticias, que lindo es el amor.

El problema llega cuando te enamoras perdidamente sin ser completamente correspondido, cuando los días de la semana no te alcanzan para demostrar tanto amor, cuando aún sin saber nadar te aventarías al mar por rescatar un par de gotas de ese amor que tanto has anhelado, te encuentras en un estado en el que harías lo que fuese necesario para poder satisfacer a ese ser, comienzas a descuidar tu persona, tus calificaciones bajan un poco, tu desempeño laboral no es el mismo, te sientes en la luna, tus pies se han despegado por completo del suelo, como dijera aquel poeta gachupín, “el tiempo está pasando de nuevo”, tu cabeza no tiene idea de donde se encuentra, trata de localizar a tu corazón pero la señal se ha perdido, se han separado, te has ido de aqui dejando el corazón atrás, fue tanta la prisa que no te diste cuenta que sus sentimientos no eran tan grandes, una lágrima recorre tu mejilla, sabes que todo está por terminar.

¿A dónde ir cuando el amor ha terminado? Tienes alrededor todos los recuerdos, los sentimientos a flor de piel, esas ganas de llorar y una foto en el espejo que no te deja continuar, como siempre, la almohada no te deja mentir, sientes ese aroma que sin pensarlo te lleva a tiempos felices, recuerdas las noches llenas de pasión, luego las mañanas diciendole adiós, ¿qué se hace cuando tu amor aún no ha terminado?, no puedes dejarlo ir como si nunca hubiera pasado, piensas para ti, “yo sin ti, sinceramente no sé a donde voy”, aunque en el fondo sabes que eso no es cierto, todos saben que llorarás, nadie muestra preocupación, pero el sentimiento no se termina. Tus ojos no pueden llorar más, no hay más lágrimas, asomas una tímida sonrisa, ¿es acaso lo que estás viendo real?, sólo basta un segundo para enamorarse.

**ACTUALIZACIÓN** Este texto forma parte del PODCAST y la versión grabada está disponible aquí Anatomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *