Futuro
Futuro
febrero 10, 2017
Mi Primer Amor
Mi primer Amor
abril 21, 2017
Mostrar todo

Invariablemente

Invariable

Ejercicio 138 – MAILBOX – Crea un poema, una historia corta o una entrada basada en una pieza de correo que hayas recibido recientemente.

Hace ya algunos años que twitter modificó la lista de notificaciones que puedes recibir por correo electrónico, y existe ahora una larga lista de notificaciones disponibles, desde que alguien te menciona hasta noticias de publicidad, pero sin dudarlo, mi notificación favorita es cuando alguien favea le da like a uno de mis tweets, es uno de los mails que más me gusta recibir porque es de los pocos que no son relacionados con el trabajo.

Me encanta leer el asunto: “Someone (@username) liked one of your Tweets!”, pero ese efecto es proporcional, no todos los tweets son iguales y no todas las personas que los favean likean son iguales, pero eso si, siempre me han gustado los favs likes de alguien en especial, de ella obvio, de mi stalker favorita, disfruto ver ese e-mail con su avatar en esa pose que tanto me fascina, esa misma pose que me recuerda a aquél viernes que se fue, aventó las cobijas, salió de la cama, se maquilló, posó de la misma forma para una foto y comenzó a salirse de mi vida, todo el mismo día.

Pero hay algo especial en el e-mail que recibí el pasado 17/04/17, porque es una notificación de un fav like como cualquier otra, pero al mismo tiempo no lo es, porque ella solita llega cuando quiere y se va cuando se le da la gana, se fue en diciembre después de lo complicado que fue encontrarla, nomás porque si, sin adiós, como siempre, y regresa a medio abril, viene y se va, deja un fav like a un tweet de febrero y no vuelve a stalkear, se aparece en mi bandeja de entrada y luego se desaparece de mi twitter.

Y me viene a la mente una analogía que alguien mencionó recientemente, “eres como dejar de fumar” me dijo, cuando uno cree que ya superó la adicción, que va a comenzar una vida normal, se le aparece un cigarrito, te lo fumas y antes de darte cuenta ya compraste una cajetilla.

¿Y yo? Pues yo le pongo una estrellita a tus e-mails, los guardo en su carpeta para recordarlos de vez en cuando, para tener presente cuando te extraño que en nuestra relación sólo existe una constante, invariablemente te vas.

2 Comments

  1. Cecilia Villegas dice:

    Padrísimo, eres genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *